images (1)

Abuelos: Los mas Cuidados

Los especialistas expresaron desde un primer momento que el virus de Covid 19 podría afectar de mayor forma a los mayores de 65 años, por lo cual junto a quienes presentaran distintas patologías o trasplantados, serían los grupos de riesgo alto.
A partir de ese momento, las indicaciones fueron de mucha precaución, de quedarse en casa. Pero a partir de lo sucedido en distintos geriátricos y residenciales de Capital Federal, todo se reforzó.

Revista La Mirada se puso en contacto con María José Bustos, titular del Geriátrico San Antonio, como también, desde el lado estatal, con la Directora del Hogar de Ancianos San Francisco Javier, Alicia Grimaldi, para que nos contaran los protocolos que se han activado en Ayacucho.

NdR: Hasta el momento de cierre de esta edición, no se registraban casos positivos de Coronavirus.
Sin visitas y con el menor contacto posible

María José, cómo se están manejando con respecto al Covid?
Desde el momento en que surgió el Covid y puntualmente cómo afectaba en los geriátricos, yo es como que me desesperé. Hablé con Luís Souverville, nos reunimos con el Dr. Joaquín Cantarini (Secretario de Salud del Municipio) más todos los dueños de geriátricos y directivos del Hogar de Ancianos, donde nos pasaron todo el protocolo. Nosotros ya lo veníamos utilizando, medidas como que el personal ingrese por un lugar distinto al que andan los abuelos. El personal entra por un costado, se cambia y deja la ropa en el cambiador, se ponen la ropa que usarán acá y además se le agregan todas las medidas de lavado de manos y el alcohol en gel como también el barbijo. Aquí es permanente.

¿Los abuelos también lo usan?
No, para ellos no es necesario. Solo nosotros lo usamos para la atención con ellos. El día que llegué de la reunión y donde nos dijeron que teníamos que usar barbijos, fue un caos para ellos, porque no nos entendían bien cuando hablamos, se preocupaban por nosotros por nuestra incomodidad. Les explicamos que es para el cuidado de ellos. También les dijimos que es fundamental respetar las distancias entre ellos lo que fue complejo también. Y te doy un ejemplo, en una mesa donde hace años, porque hay casos que realmente hace años que se sientan juntos, hasta ahora comían 4 y ahora sólo 3 para estar más espaciadas. Al principio hubo algunos que no lo entendían pero finalmente sí.

¿Cómo fue la aceptación de cada requisito, las visitas?
Las visitas están cortadas, están prohibidas. Eso fue lo que más hicieron hincapié las autoridades. Está cortada toda entrada de personas que no sean parte del personal o nosotros como dueños. Sí les posibilitamos que hagan una videollamada con algún ser querido o hablar por teléfono tantas veces quieran. Con las videollamadas o los audios nos divertimos mucho porque como que no esperan que el otro conteste y siguen hablando.

Se hablaba también de un separador…
Sí, el Hogar de Ancianos lo planteó de poner un nylon o un acrílico para poder recibir visitas. Yo se los pregunté a los abuelos y no quieren porque les hará más mal. Ellos lo que quieren es el contacto, el beso, el abrazo. Ni siquiera quieren a través del vidrio de la galería donde se podría hacer entrar a la visita. Ellos dicen que es peor. De todos modos, yo tengo mucha gente con demencia y que son los que menos les afecta porque no son conscientes de todo lo que está ocurriendo. Y sí hay otros 6 o 7 que tienen contacto con sus familias, quienes se iban el fin de semana a pasarla con ellos, yendo el Viernes y volviendo el Lunes, con ellos me costó.

¿Las familias ayudan en esa comunicación?
Sí, mucho. Son las mismas familias que les dicen que me deben hacer caso, que se porten bien y que ayudan un montón. Yo les agradezco mucho porque es prestar un gran apoyo de colaboración. Las familias deben quedarse tranquilas que los abuelos están bien y que están cuidados. Todo va a pasar.

¿Cómo fue el primer día que se les transmitió las variantes?
Fue bravo. Yo fui hablando uno por uno con los familiares que salían con sus familias. Yo los tranquilicé comprometiéndome a que si antes estaba acá dentro 8 horas, ahora estoy 12. Creo que es lo que necesitan, que uno esté presente, que trate de suplir a la familia, hablando con ellos. El primer día, me acuerdo, que se estaría a las 3 de la tarde y el portón estaba abierto, agarré a una de ellas y la crucé aprovechando que estaba lindo y la verdad fue muy emocionante porque abría los brazos agradeciendo a Dios por permitirle estar allí, tan simple como estar en frente. Nos volvimos adentro del geriátrico y ella volvió feliz. Se conforman con muy poquitas cosas

pero entienden bien que son de alto riesgo.
Estarán ahora en el patio, aprovechando los días de sol…
Sí, por suerte tenemos un patio grande, que le da mucho sol, lleno de plantas, con mucha ventilación y eso nos ayuda un montón. Cuento también con el respaldo de cada empleado que sin ir más lejos, se toma la temperatura antes de salir de su casa cuando viene a trabajar. No sirve de nada tomarse la temperatura estando acá dentro, ya sería tarde. Si tienen fiebre, tos o dolor de garganta, me avisan y no vienen a trabajar. Desde un momento les dije a las chicas que no están obligadas a venir, ellas pueden quedarse en sus casas, el sueldo lo seguirán cobrando. Yo tengo a mi mamá y a la enfermera que eran factores de riesgo. Mi mamá, que es la cocinera del geriátrico, hace 45 días que está en su casa y cuando le voy a pagar no quiere agarrar la plata pero es lo que corresponde. Yo no puse otra cocinera sino que una de las chicas que ya trabaja aquí, aumentó el horario y se queda cocinando. Es como que vive en el geriátrico. Ella está en el geriátrico de calle Sarmiento, y en este está Esteban, que entra cuando termina de hacer todos los mandados. Él se cambia de ropa, y se queda trabajando hasta las 10 de la noche que nos vamos. Es un apoyo tremendo. Y en el caso que se diera un positivo en Ayacucho, ya saben que yo me instalaré en este geriátrico y no volveré a casa. Eso ya lo sabe mi familia. Y gracias a Dios tengo unas chicas que decidieron que si eso pasara, se quedarán adentro conmigo. Por ese lado estoy re tranquila y espero que la gente se cuide, y que se cuide más, porque vi como la gente salió una vez que flexibilizaron la cuarentena. Creo que se confían demasiado. Si no es necesario, no hay que salir.

Alicia Grimaldi, Directora hogar de Ancianos
“Hemos tomado todo tipo de recaudos”
Revista La Mirada, como expresábamos, dialogó con la titular del Hogar de Ancianos quien contó que “actualmente contamos con 100 empleados a disposición de la institución. De por sí, el Hogar cuenta con todos los servicios esenciales y elementos de seguridad en funcionamiento, y por lo tanto se fueron adoptando según lo estipulado por Sub-secretaría de Salud y el Comité de Infectología” sostuvo.

“Empezamos con las medidas desde el 13 de Marzo empezamos a restringir el horario de visita a una hora, de 10 a 11 por la mañana y de 16 a 17 de tarde. También se redujo la visita a 2 personas por residente, indicándole al ingreso la utilización de alcohol en gel para higiene de manos. Realizamos el triage pertinente a la visita antes de ingresar a la Institución, sobre posible sintomatología respiratoria o quienes hayan transitado en áreas con transmisión viral. A su vez, se dio una charla informativa con los residentes sobre la situación actual de la pandemia, del distanciamiento social y de porqué tenemos que cuidarlos y cuidarnos; y una charla con el personal de salud sobre lavado de mano, utilización de alcohol en gel o alcohol al 70 %. Eso fue al principio pero se fue recrudeciendo”.

La Directora también acotó que “colocamos un dispenser en los pasillos del Hogar en diferentes alturas, para que los residentes que están en silla de ruedas puedan higienizarse las manos con alcohol en gel. A ello se le suma el refuerzo de la limpieza general todos los días en el turno mañana y turno tarde según lo establecido en el protocolo de limpieza como la ventilación de las habitaciones, los comedores y pasillos. Se pulverizaron con alcohol al 70% y lavandina diluida, según protocolo, toda la mercadería y objetos que ingresan a la institución, tanto lo que entra de proveedores por el portón trasero, como lo que entra por mesa de entrada principal. Otro de los puntos fue que el municipio empezó a fumigar mediante rociadores las calles, entradas y jardines por donde ingresan los proveedores”.

Pero las medidas no quedaron allí porque desde el 17 de Marzo se reforzó absolutamente todo. “Se suspendieron las entrevistas con familiares para nuevos posibles ingresos por el Covid y además por estar el Hogar completo en su totalidad, en tanto que desde el 20 de Marzo, con la cuarentena obligatoria, se restringió la visita en su totalidad poniendo en aislamiento a los residentes, y prohibiendo el ingreso de toda persona ajena a la institución” explicó.

Otro de los puntos que añadió fue que “Todo aquel residente que se retire de la institución a otro domicilio no podrá ingresar al Hogar. Deberá realizar 14 días de aislamiento en su domicilio hasta que se constate que no presenta ningún síntoma sospechoso. También se logró concretar la vacunación antigripal a todo el personal del Hogar sin excepción como también se armaron tres dispositivos externos para que el personal se pueda cambiar la ropa que traen de calle a la ropa de trabajo. El personal deja la ropa de trabajo para ser lavada por el lavadero de la institución. En cada sector se dispuso jabón líquido y toallas descartables para lavado de mano y alcohol al 70%; y se colocaron mesas extras en los comedores para que los residentes mantengan el distanciamiento correspondiente” continuó la Directora.

Por último, Alicia Grimaldi remarcó que “se revaluaron los talleres de recreación con menor cantidad de residentes así como también los grupos de rehabilitación. Dado que esto continuaba y proseguíamos con el aislamiento social, implementamos las “videos llamadas” entre familiares y residentes, vacunamos contra la gripe a todos los residentes de la institución mientras que el personal del área de Costura confeccionó los tapa bocas para uso exclusivo dentro de la institución, ya sea para todo el personal del Hogar como los residentes que quieran utilizarlo” agregó.

Otro de los detalles que también sumaron desde el Hogar fue dotar una sala de cuidados especiales preparada con oxígeno central como también se acondicionó una habitación individual con cama y tubo de oxígeno para algún caso de aislamiento con todos los insumos de protección.

Dentro de las últimas medidas adoptadas, la Directora del Hogar sostuvo que “empezamos a realizar el control de temperatura a todo el personal al momento de su ingreso, dejando registro diario de tal actividad, como también empezamos a controlar la temperatura a todos los residentes, dos veces por día. Eso en la cuestión sanitaria pero también implementamos diferentes talleres recreativos, lectura, música, caminatas internas por el jardín y edificio de la institución además de haber habilitado una sala especial para que los familiares puedan ver al residente a través de una puerta de vidrio; dispusimos de un ciclo de cine donde nos hizo una selección Darío de Dios” cerró diciendo.
Evidentemente en Ayacucho, si bien como expresábamos anteriormente al cierre de nuestra edición de Revista La Mirada no se registraban caso de Coronavirus, se ha accionado con celeridad y mucha precaución, y más en los sectores de alto riesgo. Todo ello genera tranquilidad aunque como bien sabemos, no debemos relajarnos y seguir luchando en esta batalla contra el enemigo invisible.

Por: Sergio Loscalzo y Ruben Arribillaga

imagen ilustrativa

Nota edición La Mirada, revista de Abril 2020