thumbnail (1)

Lic. Alejandra Benítez “La nueva educación”

thumbnail (1)En el momento de la entrevista, el Coronavirus crecía en todo el mundo y en nuestro país, allí por finales del mes de Febrero, también tomaba impulso pero resultaba muy poco probable que se diera la situación que luego llegaría. Revista La Mirada dialogó con la Lic. Alejandra Benítez, Jefa Distrital de Educación, y en ese momento nos dio detalles de cómo estaba organizado el plan educativo para todo el año, con las diferentes alternativas.

Ahora con una realidad que impera cambios continuamente, flexibilizaciones, nuevamente tomamos en contacto con la funcionaria provincial para que nos diera detalles del avance de los programas educativos en Ayacucho.
“La educación que se viene desarrollando en este contexto muestra que puede (y probablemente debe) pensarse con otras temporalidades, con menos simultaneidad, con intervalos y suspensiones más individuales, con responsabilidades y autoridades no tradicionales, con plazos menos regulados externamente. En estos tiempos emerger nuevos modos de organización social, más locales, haciendo a la vez que esta reconfiguración del tiempo entrañe nuevos órdenes colectivos que habilitan sensibilidades que son disruptivas de las normatividades encarnadas. Y para ello la educación, en sus múltiples dimensiones, debiera ser el terreno de su constitución y disputa” señala la Licenciada en Educación.
Acera del nuevo escenario que se suscita, Benítez acota a modo de pregunta “¿De qué hablamos cuando hablamos de Espacios, Escenarios y Ambientes? Es el primer interrogante y el punto de partida para analizar y reflexionar sobre Escenarios educativos. Hablar de “Espacios”, no es lo mismo que hablar de “Escenarios” y menos aún hablar de “Ambientes de Aprendizaje”. Algunos autores toman estos términos como sinónimos, sin embargo, el espacio es representativo, esencialmente, de lo físico, tangible, más bien fijo y no siempre fácil de modificar. Depende en gran parte de la institución y en menor medida del docente. Así es como la escuela percibe el espacio, como un lugar físico que ocupan los docentes y sus estudiantes en la institución educativa” señala.
“Ocupar el espacio, hace referencia a la presencia del cuerpo en un lugar mientras que habitar un espacio”, es algo más profundo, tiene que ver con la extensión de ese espacio a través de alguna de las manifestaciones corporales, como son la mirada, el olfato, la escucha, la actitud postura: un gesto, la proyección de una acción, la preparación de un acto. Al hablar de espacio y de sujetos que lo habitan, estamos haciendo lugar a la concepción de escenario: un espacio físico o virtual en el que se involucra la presencia de sujetos que se desenvuelven de forma aislada o con otros”.
En su explicación también acota que “A diferencia del espacio y del escenario, el “ambiente de aprendizaje” se concibe dinámico, intangible y fácil de modificar, no depende en sí de la estructura institucional, sino de las personas que lo habitan. Por ello, crear un ambiente para aprender, depende de los sujetos que habitan el espacio” para lo que surge un reto que es el “Transformar el escenario educativo”.

“Tamaño desafío nos convoca y nos interpela a los docentes hoy: rediseñar las experiencias formativas de nuestros estudiantes, problematizando nuestras propias culturas escolares, es decir, re pensar el escenario educativo para mejorar y enriquecer el ambiente de aprendizaje”. “En otros términos todo hay que ponerlo en el hacer, repensarnos a nosotros mismos, revisar las formas en que se enseña y las formas en que los estudiantes aprenden, volver a despertar las ganas de los ellos y de la comunidad educativa de estar en la escuela para aprender, que la educación vuelva a ser convocante.

Hay que trasformar el escenario educativo, todos los que de una u otra manera estamos en las escuelas, sabemos que así como esta, ya no se podía seguir y ahora se hizo evidente que ya no va más, muchos de nuestros estudiantes, que logran terminarla, no se llevan los saberes fundamentales para la vida, sin hablar de aquellos que la dejan antes. Al reconocer esta situación, estamos dando el primer paso para la transformación, es innegable responder a la necesidad pero, no se trata de pensar en “la implementación” de ciertas habilidades a la hora de planear la enseñanza, ni de desarrollar un proyecto de cambio institucional o de transformar los espacios de trabajo docente: Es necesario imaginar y proponer políticas educativas, que puedan dar respuestas sostenidas y que inviten a los docentes a generar verdaderos ambiente de aprendizaje”.

En esta nueva manera de adaptarse y de generar nuevas estructuras, la Jefa Distrital remarca que “Hay en todo este planteo una línea que atraviesa la argumentación y es que el reto que enfrentamos demanda de nosotros la capacidad de actuar como agentes de transformación y de diseño. Esta mirada de diseño implica un reposicionamiento de los actores y protagonistas que día a día habitamos las instituciones educativas, como se expuso anteriormente, tanto en el plano de nuestras experiencias cotidianas como en el plano de los marcos políticos y pedagógicos que atraviesan nuestros límites y posibilidades”.

“Con todo y lo anterior se hace necesario hablar del rol del docente, este, ya no es más el que está delante del grupo, no es el centro del saber, también tiene que transformarse, ya que tiene que propiciar las condiciones para que los chicos puedan generar procesos de aprendizajes relevantes, significativos y auténticos. Hoy es indiscutible pensar en un re diseño de escuela que tenga en cuenta la complejidad de la sociedad donde vivimos y en la que vivirán nuestros estudiantes, que sea capaz de dialogar con otras instituciones, con espacios que se consideran interlocutores y también con aquellos con los que nunca se consideraron como tal. Tenemos que pensarnos como agentes de cambio, directivos, docentes, estudiantes todos los que acompañan de alguna manera el día a día la escuela, tenemos que ser capaces de combinar a todos los actores, dándoles vos y participación real, de esa manera se sentirán implicados y dispuestos no solo a participar en la construcción de la transformación sino también a llevarla en una buena dirección” añadió.