DSCN3603

Lic. Bárbara Ortino Coaching Ontológico en Ayacucho: para estar más cerca del objetivo

Disciplinas que varían y algunas que se incorporan a nuestra vida. Sucede que somos seres en constante proceso evolutivo y ante tanta y tamaña variante, se nos hace complejo muchas veces lograr los objetivos que nos planteamos. Sabemos cuál es nuestra meta pero desconocemos el camino para lograr acceder a ella. La Licenciada en Administración de Empresas, Bárbara Ortino, nos cuenta sobre lo que significa una especialización adquirida por ella como lo es el Coaching Ontológico, que nos permitirá llegar a nuestro deseo profesional, laboral, deportivo o en la rama que fuera.

¿De qué se trata el Coaching Ontológico?
El Coaching Ontológico es una disciplina que busca diseñar futuro, o sea, lograr los objetivos de las personas, cumplir metas, tomar decisiones, que por sí solas no podrían alcanzar. La ICF, que es la Federación Internacional de Coaching nos da una definición: “Coaching es un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo con clientes que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional”. El Coaching es la disciplina, el coach es quien lo lleva adelante y coachee o cliente es quien recibe. Y ontológico, es la interpretación del ser humano. Cuando hablamos de ontología del lenguaje, hablamos de un modo de interpretar al ser humano, donde el lenguaje cumple un papel fundamental. Supone dos cosas: Una es que somos seres lingüísticos, por lo tanto el lenguaje tiene un poder transformador, nos construimos de la forma en la que conversamos con nosotros mismos, con los demás, lo que decimos, como lo decimos, lo que callamos y escuchamos. Y la segunda es que los seres humanos podemos diseñarnos, construirnos y cambiar. No somos de una cierta y única manera, nos podemos diseñar. Lo importante no es conocer el ser que somos, sino construir el ser que queremos ser. Y el Coaching apunta al ser, a transformar el ser que queremos ser.
Y volviendo a la definición, decimos que es un acompañamiento porque se supone que el coach acompaña al coachee o cliente (quien toma el coaching). En Coaching no damos consejos, no ayudamos, no sanamos, no enseñamos. Nosotros, como coaches, no sabemos más que el coachee, lo que hacemos es asistir en el proceso de lograr un objetivo que el cliente vino a buscar.
¿A quién apunta en Ayacucho?
Estoy comenzando y dando mis primeros pasos como coach. Quiero darlo a conocer un poco, para que se entienda y la gente se anime a probar. Esto apunta a todo tipo de persona, y se usa para potenciar el desarrollo de las personas. Pueden ser decisiones de familia, deportivas, de estudio, por ejemplo, a lo que llamamos coaching de vida. También se trabaja con empresas u organizaciones como clientes, donde se busca un beneficio a nivel organizacional, pero trabajando con las personas que la integran. Asiste en mejorar las relaciones interpersonales.
Dame un ejemplo de quien podría hacer coaching en Ayacucho…
Un joven que acaba de terminar de estudiar el secundario y tiene confusión de lo que quiere hacer. Sin resolver desde la orientación vocacional, acompañamos en que el joven conozca lo que desea ser como ser humano. Decimos que somos seres interpretativos, donde la interpretación viene dada por cuestiones culturales, sociales, de valores, creencias, con los cuales nos fuimos formando y muchas veces esas creencias actúan como limitantes y nos cierran posibilidades de acción. Nos traban y no podemos avanzar, y no nos damos cuenta de por qué ocurre. Nosotros los coaches, apuntamos al ser, a desafiar esas interpretaciones limitantes y destrabar, a que la persona vea lo que por sus propios medios no puede ver, o a darse cuenta de algo diferente, apuntando siempre a futuro, tratando de diseñar ese ser que la persona quiere ser. La vocación estará involucrada pero no es el todo. Sirve para cuando hay personas que hacen cierta acción de determinada manera pero sienten que no es suficiente, o que lo quieren mejorar, maximizar el potencial, tanto en lo personal como en lo profesional. Se trabaja mucho desde las emociones.
¿Hace cuánto que estás en esto?
Me certifiqué hace poco, en Agosto. Estudié en Buenos Aires, en el Instituto ICP (Instituto de Capacitación Profesional), con certificación internacional. Para poder aprobar hay que pasar por muchas horas de práctica, para lo cual me puse en contacto con muchos coachees, muchos de ellos de otros países. Y acá, ya tengo mis primeros clientes.
¿Por qué elegiste esta especialización?
Tiene mucho que ver con mi vida personal. Soy Licenciada en Administración y siempre me dediqué al área de Recursos Humanos. Trabajé en Tandil por mucho tiempo, en diferentes organizaciones, y siempre me pasaba que me hacía falta algo más, que lo del recurso humano no me alcanzaba para sentirme satisfecha. Había participado en varios cursos y charlas sobre Coaching, y me entusiasmó. Averigüé cuando aún estaba trabajando en Tandil, en el Municipio, y lo empecé a hacer pensando en aplicarlo en el trabajo. Como me sirvió tanto en lo personal decidí aplicarlo a mi vida y a mi trabajo.
¿Paciente o cliente?
Cliente, porque a diferencia de otras disciplinas, nosotros no hacemos terapia, no hacemos tratamientos ni curamos. Nosotros los coaches no damos consejos como las consultorías. Usamos preguntas como metodología en las sesiones de coaching. Se pueden resolver en 5, 10 o más sesiones, y quien lo define es el cliente. Cada sesión dura entre media hora y 45 minutos, como la metodología que se utiliza son preguntas, el cliente va reflexionando ante cada una de las respuestas. Si bien existe una técnica, las preguntas van surgiendo en el momento, por eso que es un proceso creativo, en base a la temática que trae el cliente, lo que quiera lograr, influye la confianza que se logra, la conexión entre coach y coachee.
¿Hay preguntas pilares?
No básicamente. No hay una manera predeterminada de preguntar, ni tenemos un listado de preguntas a hacer. Pero si, y esto se puede preguntar de diferentes maneras, es ¿qué querés lograr hoy? Primero se define un objetivo general, y luego en cada sesión se van generando objetivos más cortos para trabajar en cada una de ellas.
¿Nuestra actualidad social complejiza la tarea, el ritmo de vida?
Sí, y se sufre por eso. Por eso cuando la persona no encuentra la respuesta a los cuestionamientos o quiere mejorar su desempeño, ahí está el coach para acompañar en esos procesos, provocando un nuevo aprendizaje, un cambio de consciencia y por lo tanto distintos y mejores resultados.
¿Sos la única que está trabajando en esto en Ayacucho?
No lo sé. Tengo entendido que había comenzado un curso en Ayacucho pero no tengo detalles. Hasta dónde yo sé, no conozco a nadie que lo haga.
¿Por qué un proceso de coaching ontológico, para la persona que no sabe qué camino tomar o quiere mejorar el que está transitando?
En primer lugar porque con el coaching como disciplina se pueden lograr muy buenos resultados, logros que por sí solos quizás no se podrían alcanzar, porque ayuda a desafiar esos paradigmas limitantes. Considero que el coaching es una disciplina muy poderosa y que los seres humanos tenemos la capacidad de poder diseñarnos como queramos ser y el coaching acompaña en ese proceso.
Cómo te pueden encontrar para hacer consultas?coach - coacheeCoaching
En Facebook como “barbara.ortino”, en Instagram “@barbaraortino”, mi mail barbaraortino8@gmail.com y mi teléfono de contacto que es 2494 000074.

Nota edición Octubre 2019 La Mirada, revista