cecilia valdez

Lic. Cecilia Valdez “Lo que nos toca vivir es todo un desafío”

La Pandemia nos somete a todos a una improvisación, a realizar y cambiar sobre la marcha, a adaptarnos, a buscar salidas permanentes y sin un modelo a seguir. La Educación es uno de los ejemplos más salientes donde desde el nivel más importante de toma de decisiones hasta los mismos docentes con sus alumnos, van en marcha y en contra marcha buscando la optimización de recursos como la adaptación a cada circunstancia. Así nos lo explica a Revista La Mirada la Licenciada en Psicopedagogía, Cecilia Valdez.

Más allá de tu profesión, es un tiempo que nos pone a prueba a todos, no?Es algo que no te imaginabas, y nadie estaba preparado para esto, ni los docentes, ni los chicos ni nadie. Era imposible imaginar que esto iba a pasar. Era algo muy lejano que pudiera pasar. Y además, se decretó de manera veloz. Cuando se dijo que no podíamos ir a la escuela pensábamos que sería por 15 días y aquí estamos todavía. En ese lapso de tiempo se mandaron actividades y se pensaba que ya estaría; pero ahora todos tenemos que acomodarnos de nuevo.

En tu caso, como Psicopedagoga, ¿cómo se hace para bajar ese material y salir de la clase presencial del docente’
Tiene que ver con la escuela porque no todas las escuelas son iguales, donde influye desde el acompañamiento de los padres y demás cuestiones. En mi caso, estoy en una escuela bastante vulnerable en varios aspectos y muchas veces hay que contemplar que las familias están viviendo muchas situaciones más importantes que el aprendizaje. Lo económico hoy en día es prioritario. También se le suma la violencia porque no es lo mismo si vos vivís en una casa con varios ambientes a que si vivís en una casa pequeña, donde tenés que buscar que los chicos hagan los deberes. Y también tenés padres que muchas veces no saben la manera de acompañar a los chicos. Fíjate que muchas veces eso se dificulta en un día normal, imagínate ahora, padres que no saben poner un límite. Se da que no hay pautas de crianza establecidas.

Y en muchos casos sin una explicación sobre lo que hay que hacer…
Es mucho virtual. Hay muchas familias que no cuentan con el recurso tecnológico porque no tienen acceso a Internet o tienen un solo celular para todo el grupo familiar. Eso influye en el aprendizaje. Se da el caso de no tener Whastapp y hay que acercarles el cuadernillo y explicárselo; papás que no han podido ir a la escuela o solo han ido a los primeros años y por ende no están en condiciones de ayudarlos con las tareas.

¿Cómo te imaginás que se puede recuperar todo este tiempo? ¿Tomándoselo como un año sabático y como que pasó de largo el año?
Creo que habrá que contemplar ciertos contenidos que no se dieron ahora, se deberán dar en el 2021, readaptarlos. Es todo como una incertidumbre porque no sabemos con qué nos vamos a encontrar cuando volvamos al aula. Quizás haya chicos que pudieron lograr en la casa todos los contenidos y otros no. Lo mismo pasa con el tema de la evaluación porque no sabés si al trabajo se lo está haciendo alguien, si lo hace o lo copió.

En el aprendizaje de un chico, y de acuerdo a lo que ves en tu consultorio y en tu escuela, ¿cómo generar ese proceso de enseñanza – aprendizaje con tanta incertidumbre?
Es todo un desafío. Se dan clases por un mensajito, por un audio, tratando de configurar las actividades. También se trabaja mucho con los profesores porque en la mayoría de los casos nos ha pasado que los docentes no conocen a los alumnos porque como fue en el inicio del ciclo lectivo, no alcanzaron a hacer un diagnóstico del aula, chicos que no sabés en qué nivel están. Uno en ese tiempo, que generalmente es un mes, observa quién podrá rendir de mejor forma y sobre la forma de lograr que quien arranca el año más atrás pueda alcanzar al resto. Cuando vos podés presenciar al grupo, ya traza la clase desde una base. Ahora se da para todos los mismo y no sabés qué tipo de respuesta tendrán en la casa de cada uno.

¿Te has encontrado con docentes que hacen distintas interpretaciones a las bajadas de línea?
Lo que nos pasa que tenemos reuniones todos los días con los profesores, reuniones de las que toman parte los mismos docentes, el equipo directivo y el equipo pedagógico. Ahí se va haciendo un seguimiento de chico por chico. En los casos puntuales donde el alumno no logró responder o no ha enviado las actividades, la Trabajadora Social junto a la directora van a la casa y se busca encontrar el motivo por el cual no están contestando. Y a los profesores se les trata de ayudar, se ve que las actividades sean acordes en el nivel del grupo. Son ajustes que se van dando todo el tiempo.

Como profesional, ¿te imaginás una sobrecarga sobre tu tarea una vez que pase la Pandemia?
No lo sé. Sí te puedo asegurar que la sobrecarga la tenemos ahora (entre risas). Uno está en permanente contacto con los chicos y sus consultas. Hay chico que uno conoce desde hace tiempo y tienen mayor confianza conmigo que con el docente. Estamos permanentemente buscando alternativas, hacemos recomendaciones y trata de ayudar a los chicos pero también a los docentes.

Por : Sergio Loscalzo