21463056_830098137161065_2108317761329483622_n

Ayacucho a Carcajadas

21462978_830098213827724_1956570478430442873_n21558723_830098393827706_4677418530119431393_n21557523_830098467161032_81248575945325484_n21616039_830098573827688_2718363561233094736_nCon una amplia y diversificada programación, y a pesar de las inclemencias climáticas reinantes durante todo el fin de semana, pasó por nuestra ciudad la primera edición de AYACUCHO RÍE. Un evento coordinado por las áreas de Cultura y Turismo y Museo de la Municipalidad de Ayacucho, que contó con la presencia de espectáculos para toda la familia y cuyo objetivo principal fue trabajar conjuntamente con instituciones educativas, barriales y cooperadoras.
El ciclo comenzó el viernes por la noche en el Salón Libertador con la presentación de “MARFÍN TIERRO”, una comedia teatral de clown que traduce el clásico de José Hernández a través del clown, lo cómico y lo gestual, sin perder la reflexión de la emotiva y tradicional obra literaria argentina. Este evento estuvo coordinado junto a la Escuela Experimental “El Ombú”.
La continuidad se extendió el sábado por la tarde con locación en el Museo Histórico Regional “Pura Diez de Cordonnier”. Allí se presentó la obra teatral “PUZZLE, UNA PIEZA PAYASA”, protagonizada por cinco payasos guiados por señales, piezas e intuiciones que arman y desarman un espectáculo en una sucesión de escenas tiernas y disparatadas, con la profundidad y la absurda mirada del clown. En este show se trabajó conjuntamente desde el municipio junto a la Cooperadora de la Escuela de Adultos Nº 702.
Por último, el domingo en la Usina Municipal volvió con todo “EL RE TAMBO, UN MUSICAL PAYASO”. Interpretado por el artista Matías Acuipil, responsable del grupo La Ñata Roja, llegó nuevamente el unipersonal que mezcla el humor y la música para chicos y grandes. Con una gran respuesta de público, en este espectáculo coordinó la Junta Vecinal del Barrio Padre Gallo.
En resumen se trató de un gran primer ciclo humorístico, cuya idea central desde la organización es continuar cada año con el crecimiento de este proyecto inclusivo y participativo. La comedia es mucho más difícil de hacer que el drama y hacer reír resulta una empresa bastante más complicada que provocar la emoción y las lágrimas de los espectadores. En ese camino de crecimiento camina el ciclo AYACUCHO RÍE.