20170130_eltaca1

Reabrió El Taca y todo quedaría en una violación a la ley ambiental

Secuestro de autos, falsificación de documentación y transgresión a ley de autopartes fueron algunas de las imputaciones que se le hizo a Roberto Franco, titular de desarmadero El Taca, tras el megaoperativo policial que dispuso la clausura del comercio ubicado en calle Lavalle al 1100 y otros ochos depósitos también pertenecientes a la familia, todos en Villa Italia.

Sin embargo, más de 40 días después de aquel megaoperativo de la policía Federal, Prefectura y Gendarmería, el desarmadero volvió a reabrir sus puertas y reinició su actividad comercial a mediados de enero. Y todo aquello que se endilgaba como motivos de la clausura, quedaría reducido a una causa por infracción a la ley de residuos peligrosos.

 

fuente: abchoy